DIAPOSITIVA 23. BOTTICELLI-LA PRIMAVERA



Esta obra es en realidad un emblema mitológico del amor platónico. Botticelli idealiza la realidad a través de su formación neoplatónica y humanista.

En el centro aparece la diosa Venus, flanqueada a la derecha por Céfiro que persigue a la ninfa de la Tierra, Cloris, que al ser tocada se convierte en Flora. Por encima de Venus, Cupido dirige sus flechas hacia las tres Gracias, situadas a la izquierda. En el extremo izquierdo el dios Mercurio sirve de nexo entre la Tierra y el Cielo.

De este modo se crea un círculo neoplatónico del Amor: amor que surge en la Tierra como pasión ( representada por Céfiro ), regresa al cielo como contemplación ( linea visual de una de las Gracias y Mercurio ). El amor sensual y carnal solo es temporal y debe hacerse pleno como contemplativo, profundo e iedalizado, y por tanto platónico.

El ambiente nostágico y melacólico de este mundo neoplatónico e ideal se refuerza con la asusencia de perspectiva; con el protagonismo de la línea ; que de nuevo marca los ritmos suaves y danzarines de las figuras, que flotan en un mundo que no es el nuestro, con un detallismo botánico minucioso y unos rostros delicados en los personajes.

Pervive tambien la composición triangulada de perfecto equilibrio, la luz blanquecina y homogenea, y el color suave con predominio de tonos complementarios, verde y rojo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario