DIAPOSITIVA 44. GOYA: " LA CONDESA DE CHINCHÓN"

D

                                                                DETALLE DEL ROSTRO

Ejercicio de sencillez y delicadeza el retrato de María Teresa de Borbón y Vallabriga, condesa de Chinchón. Efectuado en 1800. Por encima de la extraordinaria pincelada, suelta y vaporosa, o de la sinfonía plateada del vestido, la belleza del cuadro radica en la sensación de ternura que transmite, de modo que Goya hace al espectador partícipe del afecto que siente a la condesa, a la que conoció desde niña, gracias a la plasmación de sus gestos tímidos, a su sonrisa triste apenas esbozada, y a la dulzura con que protege su vientre de joven embarazada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario